Directorio de especialistas, medicamentos, centros de salud, urgencias, etc.

Noticias | Foro | Prospectos | Principios activos | Enferm. raras |Medicina familiar
PORTADA Noticias

Corazón
El corazón de un obeso, un es un órgano envejecido
Sobrecarga, hipertensión y cardiopatía en el corazón de las personas que sufren obesidad
España 18/09/2017

Imprimir
corazon el corazon de un obeso  un es un organo envejecido foto noticia medicina
Foto: Clare Black


“En las personas que sufren obesidad, a su corazón le ocurren tres cosas” según el doctor Miguel Ángel Escartí, experto en Cirugía de Obesidad y Diabetes de los hospitales del Grupo HLA, La Vega en Murcia y HLA Universitario Moncloa en Madrid.

  • “Sobrecarga: el corazón como bomba sigue siendo el mismo, pero necesita mover más sangre a más volumen de tejido. A esta sobrecarga reacciona (como cualquier músculo) aumentando su tamaño, sobre todo en el ventrículo izquierdo. Este corazón sobremusculado aguanta mientras somos jóvenes, pero puede entrar en fatiga precoz; a eso lo llamamos insuficiencia cardíaca.
  • Hipertensión: por mecanismos no relacionados  en su totalidad con el corazón, la obesidad suele generar hipertensión, lo que supone un aumento significativo del trabajo cardíaco. Lo que implica mayor sobrecarga.
  • Cardiopatía: el corazón se vuelve “viejo”, es decir, tiene una edad superior a la real, porque las arterias que lo alimentan se van obstruyendo por la arterioesclerosis y porque el músculo se va deteriorando.”

Un seguimiento a lo largo de 26 años de los participantes en el Framinghan Heart Study demostró que la obesidad es un importante factor de predicción de la enfermedad cardiovascular, independientemente de otros factores como la edad, niveles de colesterol, diabetes, etc. Además, la obesidad se asocia a otros factores de riesgo que también influyen en la mortalidad cardiovascular como la hipertensión, hipercolesterolemia y la diabetes (Kannel. Am J Cardiol 2002;90: 697-701).

¿Cómo podemos rejuvenecer nuestro corazón?

Según el Dr. Escartí “la pérdida de un 10% del peso corporal, dejar de fumar, caminar regularmente y cuidar la tensión arterial y el nivel de colesterol y triglicéridos mejoran sensiblemente la función cardíaca. Los endocrinólogos, internistas, nutricionistas y psicólogos podemos ayudar al paciente en este proceso. En el peor de los casos, si el paciente padece una obesidad muy importante y una cardiopatía grave, la cirugía de la obesidad mórbida puede realizarse en el 90% de los casos”. En  la experiencia del Dr. Escartí, de 1.500 casos operados por obesidad, el 14% referían patología cardíaca de algún tipo, de ellos el 62%, al año de la cirugía, habían dejado de tener síntomas y no necesitaban medicación para combatirla.

Más noticias de HLA


 
InfoPaciente.com